Somos Ciudades Amigas de la Infancia

Somos Ciudades Amigas de la Infancia

Actualmente existen 170 localidades españolas reconocidas con el sello ‘Ciudades Amigas de la Infancia’. Una auténtica escuela y modelo de ciudadanía y participación social desde la infancia que cobra fuerza.

“¿Y si hacemos nuestro propio programa electoral y se lo hacemos llegar a los partidos, a los ciudadanos y a los medios de comunicación para que piensen en nosotros?” En el año 2015, niños/as y adolescentes de los Consejos Locales de Infancia y Adolescencia promovidos por el Programa Ciudades Amigas de la Infancia elaboraron su propio programa electoral (‘Vota por mí’) para llamar la atención del electorado y políticos y recordar que, aunque no pueden votar, necesitan que se tengan en cuenta sus demandas y necesidades. ¿Qué son y qué hacen estos Consejos Locales? Veamos su historia.

Actualmente existen 170 localidades españolas reconocidas con el sello ‘Ciudades Amigas de la Infancia’. Durante la conferencia de Naciones Unidas Habitat II, se declaró el bienestar de niños y niñas un indicador de un entorno saludable y democrático, ejemplo además de buena gobernanza. En este marco nació el Programa Ciudades Amigas de la Infancia, al que UNICEF Comité Español se sumó en 2001 junto con el Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y Adolescencia (IUNDIA). El Sello de Ciudad Amiga de la Infancia se convoca cada dos años para un período de cuatro y se otorga tras un proceso de diagnóstico y análisis que finaliza con esa acreditación por parte de UNICEF Comité Español.

El programa tiene por objetivo la implantación de políticas municipales eficaces que mejoren las condiciones de vida de la infancia y adolescentes con un claro enfoque de defensa de sus derechos. En concreto, en una Ciudad Amiga de la Infancia (CAI) se promueve la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN),  su participación en todos lo temas que les afectan y se fomenta el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de esta iniciativa.

Así, haciendo de la participación un eje estratégico fundamental, se han ido extendiendo los Consejos Locales de Infancia y Adolescencia (también llamados Foros, Grupos de Participación, etc.). Cada Consejo inclusivo y adaptado a las características diversas de esta población, sirve en el ámbito local de órgano permanente de participación y representación de la infancia y la adolescencia.  Las audiencias con alcaldes y alcaldesas van dejando de ser anécdota periodística para ganar en atención al trabajo de los chicos y chicas de los Consejos y su afán de contribuir a crear un espacio de convivencia mejor para toda la ciudadanía. Ya no quieren que les oigan, piden que se les escuche. Y hay más: un parlamento infantil on line, intercambios, encuentros estatales, sesiones formativas para técnicos y políticos de infancia y juventud… todo ello dedicado a impulsar políticas y prácticas sociales concretas a nivel local, coherentes con los valores y principios expresados en la Convención sobre los Derechos del Niño CDN.

Una representación de estos Consejos acudió a la Comisión de Derechos de Infancia y Adolescencia del Congreso de los Diputados el pasado 25 de enero. “Piensen en nosotros para tomar decisiones y para colaborar en espacios y actividades”, pidieron en esa histórica sesion organizada por la Plataforma Infancia, a través de la estrategia «La infancia opina», y por Unicef Comité Español con las «Ciudades amigas de la infancia». Erika, Luis, Bárbara, Sergio, Edita, Ariola, Tania y Zakaria presentaron sus demandas a partir del Manifiesto de Santander elaborado previamente en el IV Encuentro Estatal de Participación Infantil y Adolescente. Ante los parlamentarios hablaron de educación, protección, salud y bienestar, participación, igualdad de oportunidades y personas refugiadas. “Nos gustaría y pedimos encarecidamente que se nos informe de los progresos y decisiones que ustedes tomen después de esta reunión. Les agradecemos su atención, su colaboración, su interés por la infancia y esta gran oportunidad”, concluyó Erika, quien acudió a vivir una experiencia que inició en el grupo de participación adolescente de su pueblo, Nava, en la Comarca de la Sidra-Asturias, cuando tenía 12 años. “En el grupo se me ha dado tanto la oportunidad de hablar, como el deber de escuchar. Desde encuentros hasta simples actividades me han permitido desenvolverme y convertirme en la persona que soy ahora”.

Una auténtica escuela y modelo de ciudadanía y participación desde la infancia que cobra fuerza.

En la web del programa Ciudades Amigas de la Infancia existe documentación detallada sobre el sello CAI, metodologías, guías e indicadores,  buenas prácticas sobre participación social que os animamos a conocer.

Video resumen de la preparación de la jornada parlamentaria ante la Comisión de Derechos de Infancia y Adolescencia del Congreso de los Diputados.

 Artículo escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk – Comarca de la Sidra y publicado en el Portal Europeo de la Juventud el 14 de marzo de 2017.

Scroll To Top