La pornografía como escuela, interesante estudio y guía editada por el Conseyu de la Mocedá

La pornografía como escuela, interesante estudio y guía editada por el Conseyu de la Mocedá

María Rodríguez Suárez, sexóloga y Doctora en Género y Diversidad, es la autora de la guía “Construcción del imaginario sexual en las personas jóvenes: la pornografía como escuela” , un documento dirigido a profesorado, familias y otros agentes sociales que ha sido editado por el Conseyu de la Mocedá de Asturias.

Guía La pornografía como escuela

Consta de una parte teórica y divulgativa y de una unidad didáctica con diferentes actividades diseñadas para repensar críticamente la pornografía con personas jóvenes a partir de 16 años. 

En 2019 PornHub (el único portal mundial de videos pornográficos que realiza informes públicos de su actividad anual), recibió 42 billones de visitas, 115 millones de visitas al día. Cada minuto recibe 80.032 visitas, 77.861 búsquedas y 219.985 vistas de video, y se carga un promedio de 2,8 horas de contenido. Concretamente, nuestro país ocupa el puesto número 12 en el ranking de consumo global de pornografía en la red. 

La contundencia de las cifras del tráfico de pornografía en Internet y la facilidad de acceso a la misma con independencia de la edad, son datos que nos sitúan desde un primer momento en la reflexión sobre el porno como uno de los principales educadores sexuales de la juventud. 

En este sentido, podemos decir que estamos ante una publicación pionera en España, que rompe con el tabú de la pornografía y asume que se trata de una realidad cultural plenamente consolidada. Frente a la tentación de la censura plantea una alternativa: educar a jóvenes, adolescentes y adultos a relacionarse con el porno de una forma crítica y consciente. 

Esta guía es resultado de la amplia experiencia de María Rodríguez como mediadora y educadora sexual con personas jóvenes en centros educativos. La autora pretende ofrecer herramientas para que profesionales del ámbito educativo y familias puedan comprender cómo está influyendo la pornografía en la construcción del imaginario sexual de las personas jóvenes. También facilita una serie de recursos didácticos y actividades para acompañar una reflexión crítica sobre ella desde la educación sexual.   

Recomendamos su lectura como herramienta pedagógica y -como señala el catedrático de Derecho Constitucional, Benito Aláez Corral, en el prólogo de la misma-  “No hay razón, pues, para que no se cumpla lo que está previsto en la ley y para que los docentes contribuyan con los contenidos de la educación afectivo-sexual al libre desarrollo personal de sus educandos, así como al aprendizaje de la convivencia democrática y respetando la igualdad y demás derechos individuales también en esta faceta de su personalidad”. 

Scroll To Top